Las tarifas varían en función del carácter de la traducción: ordinaria o jurada.

Las traducciones ordinarias se facturan en función de una tarifa por palabra traducida al idioma de destino.

Las traducciones juradas se facturan en función de un precio fijo por documento (para documentos de una página, tales como certificados, diplomas, etc) o de una tarifa por palabra traducida al idioma de destino (para documentos de más de una página).

La interpretación jurada se factura en función de una tarifa por hora, o en su caso por media jornada o jornada entera.

Junto a los honorarios por traducción y/o interpretación se facturan el IVA y los gastos de envío de documentación al cliente.

En función del volumen del encargo de traducción se pueden acordar descuentos.

Las traducciones y/o interpretaciones urgentes habitualmente implican la aplicación de una recargo por urgencia.

in